Vivir para ver, y no creer

85

POR OCTAVIO QUINTERO /

En vísperas electorales y judiciales, si se agrega la próxima comparecencia ante la Corte Suprema de Justicia del expresidente Álvaro Uribe, el partido Centro Democrático (CD -su partido-) resultó ser el partido más “socialista” que –digamos— la Colombia Humana de Petro o el Polo de Robledo.

El propio expresidente se ha encargado de presentar ante el Congreso el proyecto de ley de “prima legal adicional para la Canasta Familiar” a los trabajadores que devenguen hasta tres salarios mínimos, con el fin de compensar –dice—lo que perdieron por la reforma tributaria del 2016 (gobierno Santos), que pasó plata del bolsillo de los de abajo al de los de arriba mediante el incremento del IVA al 19%, versus la reducción del impuesto de renta a las sociedades, porque en esto de apretar abajo y aflojar arriba, los “acérrimos enemigos políticos”, no tienen diferencia alguna.

En la misma dirección social va la exención general del IVA, tres días distintos al año, para compras con tarjetas débito o crédito, que anunció la senadora del CD, María del Rosario Guerra.

No me diga más: el dirigente político más nefasto para las clases sociales (bajas y medias) de Colombia en los últimos 30 años; el proponente de la “maldita” Ley 100; el destructor de las conquistas de los trabajadores y los pensionados en su gobierno, viene a ser ahora, en vísperas de su comparecencia en los estrados judiciales y de las elecciones territoriales (preciso es repetirlo), el proponente e impulsor de una prima legal adicional y de la reducción del impuesto al consumo, propuestas de un eminente calado social en momentos en que también su tradicional buena imagen pública se desploma al 61% de rechazo general.

No hay duda de que se trata de un falso positivo popular del que pretende sacar ventaja electoral y mejorar su imagen pública ya que, cuando llegue su momento ante la Corte y las elecciones territoriales, ambas iniciativas previstas para el 07 y 27 de octubre, respectivamente, todavía estarán haciendo bulla en el Congreso.

De ahí en adelante, si se aprueban, bien; y si no, también porque es altamente probable que no pasen un examen constitucional: 1). A la prima se opone el propio gobierno, dueño de toda iniciativa de gasto público por aquello de la regla fiscal; y, 2). Eliminar transitoriamente el IVA solo para compras con tarjetas débito-crédito puede violar el derecho a la igualdad de quienes, no disponiendo de tarjetas, no podrían gozar del beneficio.

@oquinteroefe